ENTRANTES para COMPARTIR & NO DISCUTIR

Plato
Ensaladilla de gambón, zanahoria encurtida y mayo de kimchee
Ensalada Thai de basmati, pollo y mandarina
Alcachofas a 90º, jamón de pato y yogur de foie
Parrillada de verduras ECO de temporada
Foi micuit artesanal con chutney
Bomba de merluza de pintxo al ajillo rebozada en tortilla de camarón
Buñuelitos de bacalao pilpil y verduritas en tempura ligera de kimuchi
Samosas de carabineros y salsa de tomate casero al curry rojo
Rabla de nigiris
BBQ Pork Buns (2 unidades)

PESCADOS DE NUESTRAS COSTAS

Plato
Ceviche de atún rojo de almadraba en salsa de ostras
Ceviche de corvina de Conil con leche de tigre de ají amarillo
Tiradito de salmón marinado y crema de hinojo
Ventresca de atún salvaje y crema de cítricos

 

Pregúntenos por los pescados y mariscos que recibimos diariamente

CARNÍVORAS Y CARNÍVOROS

Plato
Carpaccio de Presa Ibérica de bellota
Steak tartar de vacuno nacional
Lasaña de rabo de toro estofado

RESERVADO PARA LOS MÁS GOLOSOS

Tartarrinas de:

Arroz con leche gratinado y cremoso de turrón de Jijona
Tocino de cielo, sorbete de mandarina y coulis de hierbana
Cheese de fresas y helado de queso Payoyo
Tatín de manzana, crumble y caramelo de Bretaña
Coulant de chocolate negro 75% con helado de vainilla de Madagascar
Migas de brownie con nueces, cookies y chocolate blanco

Nuestra carta es la biblia de los paladares realmente creyentes y practicantes de los delicias más exquisitas, desde los amantes por el exotismo oriental, pasando por la seducción de los gustos tropicales, hasta los adeptos por el explosivo occidente latino. Un enclave histórico y glamuroso, flanqueado por adornados muros que te transportarán en el tiempo para llevarte a las veladas más célebres que Aníbal organizaba para sus invitados. Un invernadero colonial preside la zona de restauración como epicentro del convite de naciones, cuyo punto de encuentro se disfraza de barra de cantina donde poder degustar tapas y cócteles. Todo ello en centro del patio, cual crucero de un templo gótico, presidiendo las veladas sin ocaso. Subyacentes, se encuentran cinco sagradas y paganas salas en honor a los cinco variopintos continentes de la Tierra, un lugar donde perderse entre aromas, encontrarse entre sabores y gozar entre sensaciones.

Restaurante

Imagina traspasar ese portón donde las historias se arremolinan en el tiempo, suelos por donde caminó la diversidad hecha sociedad y pasear entre sus cortinas tejidas de sedosas conversaciones de estío. Bienvenidos al primer escenario del templo de Aníbal, un espacio laberíntico de salas dedicadas a la sagrada tradición del festín y el tapeo. Esta zona de restauración se ubica en la planta baja de Aníbal a modo de “entrante” para todo lo que espera y se oculta entre los rincones. Es aquí donde podrás disfrutar de un compendio de sabores y sensaciones traídas de cada rincón del mundo. Aníbal soñó con un comedor donde poder sentarse a degustar delicias de los 5 continentes para ahora convertirse en realidad.

Y toda esta amalgama de sensaciones estaría incompleta sin un buen acompañamiento en forma de cáliz. Contamos con una variada lista de bebidas y licores de etiqueta reconocidos mundialmente para convertir la velada en algo más que una celebración. Cócteles de autor y que irán cambiando temporalmente para seguir descubriendo nuevas combinaciones de poetas de cocteleros. Poder copar la atención de sus allegados era el mejor brindis que Aníbal podía presidir. Cuesta creer que toda esta zona al completo es solo el principio de Aníbal, solo hace falta descubrir qué hay escaleras arriba y tratar de no perderse…

Haz tu reserva